Sigueme en Twitter

Agregrame en Facebook

sábado, 5 de septiembre de 2009

Phantom Of The Opera (El Fantasma de la Opera) (1989) - Elegante y lleno de gore. Slasher Atípico para su época.

Ven hacia mi Christine...

"Your eyes see but my shadow, my heart is overflowing, there's so much you could come to love, you've got my heart glowing. Tenderly, you could see my soul." (Letra de Don Juan Triunfante)


7/10

Qué tal sangrientos lectores. Les traigo un review de una obra clásica adaptada a la locura de los slashers en los 80's. Mi Jill Schoelen-manía continúa y a mi consideración esta es de sus mejores 3 películas.

Esta nueva versión de la novela de Gaston Leroux se caracteriza por dos situaciones:
1) La presencia estelar de Robert Englund como El Fantasma de La Opera a.k.a. Erik Destler.
2) El gore típico de films slashers de la época.

La primera vez que ví esta película fue por ahí de 1990, la renté en Video Centro poco tiempo después de salir de carteleras de cine. Les soy sincero; la renté con pocas expectativas y recuerdo que me aburrió de sobremanera. Y no era para menos ya que la euforia slasher parecía sepultada y la idea de que estaba basada en una novela con tintes musicales y melodramáticos empeoró la situación. Su bajo presupuesto tampoco ayudó mucho. De tal manera no causó ninguna impresión para mi y la olvidé rápidamente. Con decirles que ni recuerdo la belleza de Jill les da una idea...
Hace aproximádamente 4 meses me encontré con una nueva versión en DVD lanzada por MGM en Tower Records y la compré de inmediato por $89. Y por cuestiones de nostalgia de hace 20 años, decidí verla. En un aspecto secundario, también le dí el beneficio de la duda a Robert Englund quien es una leyenda para este sub-género.

Así que al carajo, le dí una oportunidad a la película y puedo decir orgullosamente que es un slasher menospreciado que bien podría considerarse de los mejores "slashers elegantes" que rondan por ahí.
Se preguntarán, "¿a qué se refiere este demente con el término "elegante"?.
Bueno, esta película está basada en la bella-obscura novela de Gaston Leroux así que debemos transportar la trama a una época muy antigua, pero eso brinda un mayor territorio para que el Director explore e inserte asesinatos brutales (como descritos en la novela) cuya principal característica es un buen gore. Asimismo, se da a la tarea de traer sub-tramas muy dignas de slashers de principios de los 80's, una atmósfera tenebrosa y de misterio, y ¿porqué no? Frases trilladas (DE ahora en adelante me voy a referir a su término exacto, one-liners).
Este es un slasher sólido con algunos defectos pero aún así, es uno muy peculiar. No se enfoca 100% en los asesinatos pero tampoco en el aspecto literario, vaya, tampoco le da un aspecto protagónico a lo estrictamente musical. De igual manera, se apoya en aspectos sobrenaturales como la manera en que Christine se transporta al pasado y los entes que hacen aparición cuando el infierno ocupa un lugar trascendental.
Robert Englund sobresale y brilla como el Fantasma; esta vez nuestro obscuro héroe es un asesino sádico y de mucha sangre fría quien desaparece en las sombras después de matar y al mismo tiempo, al intentar recuperar el amor de Christine Daly. Además de ser un fantasma efectivo, también tiene un poco de Jack El Destripador combinado con Freddy Krueger. Oh, ya lo entenderán. Englund imprime un poco de Freddy Krueger en este personaje y no es algo necesariamente malo pero nos damos cuenta de cómo Krueger se apoderó de la vida de Englund.

Para lograr su principal objetivo, él va a asesinar a quien se ponga en el camino de la señorita Daly. ¡Y vaya que lo hace!. Este fantasma está sumamente encabronado y se da tiempo para ejecutar asesinatos brutales como una decapitación, despellejamientos, apuñalamientos salvajes, y mucho más. Oh, esa es la manera perfecta de adaptar un slasher a una historia clásica.

Jill Schoelen es excitante para mi en cualquier cosa que haga. Digo, tiene el look de una tierna e inofensiva jóven adulta pero al mismo tiempo ella es sexy, sensual, astuta, valiente, y con esa voz tan sexy, puedes deducir que es apasionada. Eso quisiera comprobar.

Así que, también demuestra que tiene cualidades en el canto aunque en algunas escenas es obvio que alguien cantaba por ella. Sus minifaldas y atuendos ochenteros me distrajeron bastante.
En verdad me pareció innovadora la manera en que la película conecta los tiempos actuales con el pasado y después, regresa a la actualidad para el tremendo final, ya a finales de los 80's. No es algo común ver un poco de inteligencia en un slasher. También me interesó la sub-trama policiaca en la cual un detective especializado en investiación de homicidios se da a la caza del fantasma y adquiere elementos basados en lo supernatural para explicar el mito y al mismo tiempo, el asesinato.

Erik también se da tiempo de demostrar que es un badass del infierno. La escena donde es molestado por unos ebrios es para enseñar a la audiencia que no se trata simplemente de un artista frustrado que vendió su alma; no, estamos en presencia de un brutal asesino que a pesar de no ser físicamente intimidante, compensa cualquier debilidad con su mente rápida y modos violentos.Definitivamente recomiendo esta película para los slasher-entusiastas. No los va a defraudar. Tiene todos los elementos ganadores como asesinatos creativos, gore, una atmósfera tétrica y siniestra, escenarios excelentemente bien ambientados como la Opera, las calles de Londres, y aún más. Kudos para el Director Dwight H. Little quien ya había demostrado su capacidad para ambientar situaciones atemorizantes como en "Halloween 4: El Regreso de Michael Myers". Su clase y técnicas un tanto elegantes detrás de cámara lo convierten en un Director muy talentoso. Buen trabajo.

El maquillaje/efectos especiales es interesante ya que se c reó un fantasma extremadamente grotesco e intimidante. Ya verán cuando se quita la máscara y cuando usa la infame máscara de la Muerte Roja. Brrrrrrrrr. Hablando de esa escena, me parece de lo más atractiva en la película ya que se presenta un baile disque muy elegante que es interrumpido por los modos terribles de Erik.



La escena donde el fantasma se "arregla" la cara es grotesca y asquerosa pero de una manera positiva ya que somos testigos del excelente trabajo de maquillaje y caracterización. Ouch, nunca pensé que el fantasma fuera tan horrendo.

La música es un complemento de calidad. La canción tenebrosa cantada por Christine es absolutamente genial, encantadoramente perturbadora.

Tengo que hacer mención especial a la escena en la cual en Fantasma vende su alma. La considero clave debido a que le añade un tono siniestro a la película. Si de por si la temática es interpretada como el clásico "Monstruo persigue a su musa", la relación con el demonio le da mayor intensidad al desarrollo del personaje de Erik. Respecto a la obsesión de Eirk con Christine, considero que no se abundó más en el tema del amor injustificado que éste siente por la bella cantante. Creo que se pudo indagar un poco más y a su vez, convencernos con más escenas respecto al porqué de la obsesión. Lo vemos, pero de manera muy superficial. Un aspecto que me agradó fue el hecho de que Erik calma un poco sus deseos sexuales respecto a Christine al contratar a una sensual prostituta (mujer tan bella!), un aspecto pocas veces explorado en la novela.

Ah, y quería mencionar la voz totalmente aterradora y al mismo tiempo cómica del "mata-ratas". No sé porqué no la puedo olvidar, supongo que es 10 veces más aguardientosa que la de Alfonso Zayas combinada con un espectro. Simplemente espero que yo no llegue a hablar como él en algunos años, claro, si continúa mi cariño por el whiskey.

Mi conclusión es que, aquellos que están interesados en los slashers o en la novela deben conseguirla y darle el reconocimiento que merece por ser una diferente vista a la historia tradicional. Oh, también si son fanáticos de Robert Englund o Jill Schoelen.

Es una adición sangrienta a la novela. No sé si Gaston Leroux esté conforme desde la ultratumba con esta versión pero estoy convencido de que Robert Englund intentó con éxito el hecho de transmitir una novela clásica para la literatura relacionada con el género para las generaciones más irreverentes.

La sangre nunca sobra.
T R I V I A

° Esta es la primera versión en película que no incluye la famosa escena del candelabro. Esa escena estaba prevista en el primer draft del guión pero por cuestiones de presupuesto tuvo que ser cambiada.

° Este mensaje aparece cuando terminan los créditos: "Esta película no está asociada con ningún evento actual u obra de teatro u película del mismo título".

° Se planeó una secuela llamada "El Fantasma de Nueva York" pero jamás se filmó

° Durante una escena, cera caliente cayó en mi delicada Jill Schoelen lo que provocó que se quemara el brazo y hombro. Después de esto, el Director Dwight H. Little la convenció para hacer dos tomas más bajo el fuego.

° Esta fue la primera versión desde la película de 1925 que contiene la escena del baile de la Masquarade Ball, y el fantasma vestido como "La Muerte Roja" tal y como lo indica la novela de Gaston Leroux.

5 comentarios:

Alejandro dijo...

Creo que es un slasher injustamente olvidado, con muchos elementos interesantes, con un Robert Englund en forma y la deliciosa Jill Schoelen demostrando de nuevo que, lamentablemente, fue y es una Scream Queen sin corona ¿ya la viste en Curse II: The Bite y Popcorn?

Rodro dijo...

Así es mi estimado. Jill es la reina sin corona. Qué triste.

"Popcorn" me gusta por su extrañeza y elementos muy slasher de finales de los 80's "Curse II" también la llegué a ver y me gustó que es extremadamente sangrienta. Jill se ve espectacular, impresionante.

Fer Esley dijo...

Es una excelente pelicula de la que siempre fui fan, es mas considero que es la mejor de las que he visto. Y otro dato la musica es extraordinariamente bella y mucho mejor a la reconocida obra de Andrew Lloyd Webber. Les cuento que estoy trabajando en la transcripcion de la partitura para guitarra clasica ya que soy guitarrista y estudiante de conservatorio. Tambien estudie direccion cinematografica aunque no termine esos estudios. Soy un apasionado del cine, del terror y de los soundtracks. Tambien tengo una banda de rock llamada "Ojo en el Cielo". Muy buen articulo! Saludos! Y el que me quiera agregar soy Fernando Esley en facebook y en la vida real ja!

Fer Esley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
R. dijo...

Saludos y gracias por tu comentario Fer!

Vaya que éste título está olvidado injustamente. Es un slasher con clase.

Yo también creo que la música es espléndida. Y no solo porque soy fan de la voz de Jill Schoelen.

Me parece excelente tu trabajo en guitarra. Qué interesante. Ojalá pudieras platicarme si conoces partituras de temas clásicos del Cine de Horror.

¿Dónde podemos encontrar tu música?

Estamos en contacto! Un abrazo.