Sigueme en Twitter

Agregrame en Facebook

domingo, 25 de septiembre de 2011

Funny Games U.S. (Juegos Sádicos) (2007) - Ni difícil de ver, sin factor "shock". Es un intento mediocre para impactar a las audiencias.

Anna: ¿Porqué simplemente no nos matan?
Peter: (Sonriendo) No debes olvidar la importancia del entretenimiento.
5/10
¡Saludos sangrientos lectores!. En realidad, hace algunos años no tuve la intención de ver esta Película. De hecho, cuando la ví programada en HBO pensé que era la versión original, la australiana, que ha recibido buenas críticas. Normalmente este tipo de remakes me generan una flojera tremenda, pero le di una oportunidad porque era la madrugada del domingo y no había mucho más que ver...

Además estoy enamorado-de lujuria de Naomi Watts. Y pienso que Tim Roth es un excelente actor. ¿Qué más da?.

Cuando los eventos empiezan a tomar forma, quiero decir, cuando los dos chavos con cara de bebé (y de trasero) admiten que son "criminales" y toman por rehenes a una familia inocente; mis expectativas se fueron dramáticamente para abajo hasta llegar al punto de preguntarme: "¿esto es en serio?". Y después concluí, este remake es absurdo, casi inepto.

Quiero decir. La actuación es batante buena. Naomi y Tim (como si fueran mis grandes amigos) dan performances sólidos, dramáticos. El que sale de su hijo tamibén es un muy buen actor jóven. Pero los dos villanos quedan a deber muchísimo... me hartaron y no les creí absolutamente nada. ¿Cómo puedo creer que estos dos tarados que más bien parecen Beavis y Butt-Head pueden torturar a una familia? Ambos necesitaban una patada en los testículos y ya. No son Jason Voorhees.
La "disque" tortura fue difícil de ver porque se sentía incómoda. No por el factor shock. La violencia no es gráfica para nada y la mayor parte de las situaciones son aburridas. Considero que la Dirección intentó darle un look "artístico" al film pero simplemente me fastidió porque en bastantes escenas la tensión quedaba "en espera" porque la dinámica de las cámaras no muestra nada. 

La Cinematografía es eventualmente buenísima, es brillosa y en algunos puntos nos brinda atmósfera triste, sobre todo cuando las cosas se ponen feas.

Ok, el mensaje de la historia es bastante claro y ahí si triunfa. Los medios, la educación, o la falta de criterio son parte fundamental para que los jóvenes crezcan sin valores, sin noción del bien y el mal. La violencia es un mal que aqueja a cualquier sociedad, pero cuando los medios de comunicación son los culpables, pocos se atreven a decirlo.

Ahh, solo la recomiendo para los fans de la nueva ola de cinema-tortura. De otra manera, no la veas. Y eso que amo a Naomi Watts.

4 comentarios:

Yorick Perôrt dijo...

No cambia mucho la original, de hecho esta versión se hizo exclusivamente para atraer mercado por parte del director, aunque difiero un poco de tus comentarios, los respeto. Saludos.

Carlos Alfredo dijo...

Una respetuosa corrección, la película original no es australiana sino austriaca y, en efecto, es brutal. Aunque es mejor acercarse a el con algún conocimiento del estilo del director, Michael Haneke, cuyo sello es una habitual crueldad y distanciamiento, mismos que utiliza para convertir al espectador en su complice. Benny's video y Caché son inmejorables ejemplos de ello. Su marca es el cine de estilo Arthouse, por ello es que a nosotros nos parece lento, casi contemplativo; no obstante, estoy de acuerdo que este film no fue mas que un intento de acercarse a Occidente a través de una autorreferenciación con actores conocidos, pero de pobres resultados.

R. dijo...

Saludos Yorick!
De acuerdo que el remake se realizó para atraer otros mercados.

Toda crítica es bienvenida. Muchas gracias, saludos!

R. dijo...

Gracias por la corrección Carlos Alfredo, tenía otra información.

Voy a checar definitivamente los ejemplos que mencionas y aún así creo que éste remake tenía mucho potencial.

Saludos y gracias por tu contribución!