Sigueme en Twitter

Agregrame en Facebook

domingo, 6 de noviembre de 2011

The Changeling (Al final de la escalera) (1980) - El A-B-C de cómo hacer una Película de Fantasmas.

(Gritando)
John Russell: "¡Tú maldito hijo de perra! ¡¿Qué es lo que quieres?!".
¡¿Qué quieres de mi?!. ¡He hecho todo lo posible! ¡No hay más que hacer!.
9/10

¡Saludos sangrientos lectores! ¿Qué tal la resaca de Halloween y/o Día de Muertos?
Esto debe continuar.

El título que los traigo el día de hoy es para los que gustan del sub-género de fantasmas. No exagero al decir que está a la par de "El Terror de Amytiville" y "Los Otros", dos títulos representativos.

"The Changeling" nos recuerda que algunas veces lo más sencillo puede ser lo más aterrador.

T R A M A
John Russell es un talentoso pianista con una vida familiar perfecta.
Desafortunadamente pierde a su esposa e hija durante un accidente muy freak.
Para que el dolor no sea tan perturbador vende la casa donde vivía con su familia y se muda a Seattle donde un amigo le consigue un trabajo como profesor de música en una universidad.

John tiene pesadillas y en cada momento recuerda a su familia.
Al llegar al lugar busca rentar una casa y eventualmente consigue una muy grande y que lleva años sin ser habitada.

Más pronto de lo que puedas decir "espíritus-chocarreros", sucesos extraños tales como ruidos desconocidos, susurros en la noche, objetos que se mueven por sí solos, suceden durante la presencia de John en la casa.
Eventualmente nuestro protagonista a través de una sesión de espiritismo y con un medium logra ser contactado por este ente paranormal. ¡¿Qué rayos quiere?!.

C O M E N T A R I O S
Para disfrutar esta Película es necesario estar en un cuarto oscuro, o sea, todas las luces apagadas. Que no se escuche ningún ruido alrededor. De preferencia de noche. Y claro, verla por tu cuenta. Es el film ideal para asustarte.

"The Changeling" es una fantástica Película de fantasmas que recurre a las técnicas más simples para generar miedo tales como son ruidos perturbadores, objetos que se mueven por sí solos, imágenes tenebrosas, pero sobre todo una atmósfera sólida de miedo que recorre la casa.

Aunado a lo anterior, todos los eventos suceden de una manera muy "Normal" por así decirlo. Me refiero a que en todo momento los personajes actúan de manera muy natural para que la audiencia tenga los pies en la tierra y en ningún momento piensen que las escenas son exageradas. Es decir, mantienen todo de manera muy real.
Cuando el espectador logra generar empatía con el sufrimiento del protagonista, es cuando los sucesos sobrenaturales aparecen con mayor frecuencia. Por instancias, la "terapia" espiritual que John Russell adopta consiste en investigar el hecho generador de estos eventos. El sujeto se obsesiona a tal grado de tocar fibras muy sensibles dentro de la sociedad de Seattle.

Entre más nos vamos involucrando con la historia, más sucesos horrendos salen a la luz. Aprendemos que no solo los muertos pueden ser de miedo si no que el ser humano en vida puede ser monstruoso. No quiero arruinarles el final pero créanme que la historia es muy creativa y brillantemente conjuntada.

Tenemos escenas ya clásicas que sirven para ejemplificar: la silla de ruedas que se mueve violentamente (brrr), la sesión espiritista que es una de las mejores que se han visto en la historia del género, las voces del niño fantasma durante la noche, y el deprimente y poderoso final.
Tanto la historia como las escenas de impacto no hubieran funcionado sin una Dirección seria. Peter Medak supo crear una vibra de miedo en cada escena pero al mismo tiempo supo darle un realismo a la historia. En cada momento podías darte cuenta que los personajes realizaban acciones "cotidianas" de manera perfectamente natural. Te manda el mensaje de que esto bien podría sucederte. El sujeto sabe bastante de misterio y sobre todo como impactarte en el momento preciso.

También crea una atmósfera tétrica mediante tomas de la casa en medio de neblina y en la noche. El lugar luce espectacular e intimidante. Desde el primer momento en que John Russell entra a la casa te manda escalofríos. El lugar totalmente de madera luce incómodo, con polvo por todas partes, estructuras desgastadas, y otros pequeños detalles que merecen tu atención. El sótano es el lugar más terrorífico y cuando veas la silla de ruedas me darás la razón. Excelente ambientación.
Me fascinó que recurriera a los trucos de old-school de casas embrujadas. Algunas veces lo más sencillo es lo más efectivo. ¿Quién diría que en una época de efectos especiales fastuosos lo que sigue aterrando a la audiencia es lo más arcaico?. Yo no tengo ningún problema en admitir que me genera más miedo una puerta que se cierra por sí sola que un monstruo asiático en CGI. Admirable trabajo.

Pero a la par de la Dirección está la grandiosa actuación. George C. Scott es uno de los mejores actores que jamás hayan vivido. El tipo tiene una personalidad tan imponente que hace la mitad del trabajo. El verlo llorar me conmovió de gran manera. Después, el verlo confundido por el Poltergeist me inquietó porque me transmitió su incredulidad en el sentido literal. El verlo confrontar a los espíritus (todo sobre la línea "¡¿Tú maldito hijo de perra, qué es lo que quieres?!) me hizo vitorearlo. Es un actor de época y en esta ocasión lo demuestra. Se te extraña George.
Trish Van Devere (la movida de George en esa época) sirve perfectamente para equilibrar el carácter imponente del protagonista. Ella lo apoya, e incluso aporta con su intuición datos relevantes para llevar a cabo la investigación.

Melvin Douglas da otra actuación genial como el Senador. La voz de este anciano hace la mitad de su trabajo pero es cuando se enfrenta actoralmente con Scott cuando nos brindan uno de los mejores momentos. ¡Vaya duelo de actorazos!. En esa escena donde se reprochan "cosas" no puedes evitar quedarte con la boca abierta y reconocer que eso si es actuación.

El Soundtrack es buenísimo de igual manera. Clásico y fastuoso. Aunque mi tonada favorita es la del piano y cajita musical que se tocan por sí solos. Brrrrrr.

¿Puntos negativos? Considero que mientras la investigación avanza, la historia se torna muy Hollywood. O sea, muy exagerada y le resta un poquito de credibilidad. Pero esto se ignora cuando al mismo tiempo somos atacados por actividad paranormal.
Un film de suspenso, tétrico, deprimente, y perfectamente ensamblado. Un clásico definitivamente dentro del sub-género de fantasmas y/o casas embrujadas.

1 comentario:

Jorge dijo...

Esta pelicula la vi en la segunda mitad de los 80´s en el cine ( programa doble junto a Horror en Amityville ) y que puedo decir , si no que estamos ante una de las mejores peliculas de Fantasmas y casas encantadas de toda la historia del cine ( junto con alguna otra joyita como The leyend of the hell house )la actuacion de George C. Scott es simplemente fenomenal ( al igual como lo hizo posteriormente en el exorcista III )como extraño ese cine de antaño en el cual el suspenso progresivo e interpretaciones magistrales nos regalaron tantos buenos films , ahora a lo unico que se apela es a efectos de sobresaltos a base de efectos sonoros y jovencitos muy pinturitas , si alguien no la ha visto que no lo dude ( abtenerse gente fanatica de la saga crepusculo o similares ) un abrazo y nuevamente saludos desde chile .